Texto por
>> Adriana Sorrentini

Escribir una pequeña historia… me cautivó esta propuesta, que no fuera un currículum sino una pequeña narración acerca del contexto vital del autor y el desarrollo de su pensamiento psicoanalítico.

Fidias ama decir que es de Comodoro Rivadavia, una ciudad del sur argentino donde residían sus padres y dos hermanitos mayores, aunque nació en Buenos Aires -el 15 de marzo de 1922, los Idus de marzo, como le gusta acotar- y residió en Comodoro Rivadavia sus primeros dos años. Su madre era docente y su padre pertenecía a una compañía petrolera que hizo que la vida de la familia se desenvolviera en diferentes lugares del País. Esta infancia ‘nómade’ reforzó los vínculos intrafamiliares y dejó en él una fuerte añoranza por cada lugar que los albergó, fuertemente investido, quizás por la inexorable pérdida que conllevaba. Vivencias que están en el fundamento, germen del interés por el complejo de Edipo que años después produjera interesantísimos trabajos, conceptualizando la primera etapa como ‘tragedia edípica’-cuyo destino será el sepultamiento- seguida por el complejo propiamente dicho, tributario de la represión.

Alrededor de sus 12 años se instalaron definitivamente en Buenos Aires, donde realizó sus estudios secundarios y universitarios.

Médico  a los 26 años, se interesó por la investigación en Fisiología, formando parte del instituto dirigido por el Prof. Dr. Bernardo Houssay -premio Nobel de Medicina 1947- mientras leía afanosamente, en paralelo, la obra freudiana. Aquí vemos confluir el interés por la anatomía, el cuerpo, el cadáver, el funcionamiento del cuerpo animado, viviente, y el estudio del alma -Seele, psykhè- planteado por Freud.

Comenzó su formación psicoanalítica con Enrique Pichon Rivière -en la sala que éste dirigía en el Hospicio de las Mercedes y en el instituto que llevaba su nombre-, ingresando luego al Instituto de Psicoanálisis de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), donde estudió con Angel Garma, Arnaldo Rascovsky y Heinrich Racker, entre otros, mientras se analizaba con Marìa Langer. Suele decir que en ese año, 1948, se recibió de médico, se casó por primera vez, e ingresó a la formación psicoanalítica institucional. Formalización acorde a ley y sistematización del conocimiento libremente obtenido.

En 1951 fue miembro de APA, participando siempre activa y creativamente, enseñando, analizando, supervisando y presentando dentro y fuera del País un gran número de trabajos que, de manera ininterrumpida, difunden el pensamiento psicoanalítico a través de publicaciones como la revista de Psicoanálisis de la Asociación Psicoanalítica Argentina, La Peste de Tebas -de la cual es coeditor-, y libros que trasuntan su pasión por el Psicoanálisis, estimulan y entusiasman.

En 1967, junto a Arminda Aberastury y Marcelo Aberasturi, publicó Historia, Enseñanza y Ejercicio Legal del Psicoanálisis (E. Omeba, BA, 1967), prologado por Ángel Garma, quién destacó que el estímulo para la escritura “(…) fue la muerte de Enrique Racker, un psicoanalista que tuvo gran importancia en su formación psicoanalítica y en la de todo el movimiento argentino. El no querer que el fenómeno destructivo de la muerte penetrase en su psiquismo, llevó a Cesio a buscar conocer, aún más que anteriormente, lo contrario de la muerte, que fue la vida y obra de Racker. Y, con este punto de partida, la de otros psicoanalistas que fueron pioneros de la Asociación y crearon el movimiento psicoanalítico argentino.” Tan es así, que 33 años después publicó otro libro de historia del psicoanálisis también prologado por Garma, y en el 2000 tuvimos “La Gesta Psicoanalítica en América Latina”, que narra e ilustra las vicisitudes del desarrollo del movimiento psicoanalítico latinoamericano -ya no solamente argentino- que integra la IPA, la Asociación Psicoanalítica Internacional.

También dedicó muchas horas de su vida al trabajo institucional, aportando sus conocimientos y su capacidad de liderazgo.

En 1962 se desempeñó como Director del Instituto de Psicoanálisis “Angel Garma”, luego fue Director Científico hasta su renuncia en 1990. Se casó por segunda vez, y entre 1992-94 accedió a la presidencia de la Asociación Psicoanalítica Argentina, de cuya Comisión Directiva fui vocal, pudiendo vivenciar con entusiasmo, el compromiso con el psicoanálisis y con APA del que todos participamos. Coincidentemente fue elegido, con el mayor puntaje, Delegado por Latinoamérica en la recién fundada Casa de Delegados de la Asociación Psicoanalítica Internacional (API), cargo que desempeñó con la entrega habitual, durante el plazo máximo de tres años consecutivos.

Es uno de los más consecuentes maestros del psicoanálisis, ya que toda su vida transcurre en la transmisión generosa de la obra freudiana y de sus desarrollos personales, que comparte con alumnos y colegas, en seminarios, grupos de estudio, comunicaciones en congresos, supervisiones y análisis.

Es uno de los más fecundos pensadores del psicoanálisis, también mediante una cuantiosa producción escrita en la que sigue empeñado día tras día, sobre todo en la quietud matinal, ya que comienza sus escritos a las 5,30 a m, antes de iniciar la extensa tarea del consultorio y demás compromisos cotidianos.

Desde muy joven lo sedujo el psicoanálisis y comenzó una lectura entusiasta de las obras de Freud, con las cuales establecía una y otra vez un diálogo profundo lleno de interrogantes y discusiones con cada artículo, con cada concepto, práctica que continúa al cabo de setenta años, sin perder su entusiasmo y su capacidad de asombro. Y fue esta lectura crítica y su discusión constante con Freud, la fuente generadora de interesantes desarrollos y aportes al psicoanálisis.

Tempranamente capturó su interés aquel material inconsciente que, permaneciendo actual, manifiesta sus efectos mediante la vertiente somática; así, en 1974 publica en Eidon, revista del CIMP que él dirigía, “El psicoanálisis y lo psicosomático” y “El material somático en la sesión psicoanalítica.” Y también lo relacionado con pacientes con diagnóstico psiquiátrico, siempre pensados desde el psicoanálisis. Los temas comprendían la esquizofrenia, la histeroepilepsia y la melancolía, la hipocondría, la cefalea, la impotencia, la úlcera duodenal y la obesidad.

De allí en más el tema de lo somático fue objeto de interesantes comunicaciones, así, las reacciones negativas asociadas a las manifestaciones letárgicas lo movieron a investigar en profundidad estos temas, junto a las manifestaciones somáticas y la reacción terapéutica negativa.

En 1956, en el Primer Congreso Psicoanalítico Latinoamericano, de cuyo Comité organizador formó parte, postuló la presencia de ‘objetos aletargados’ en el inconsciente de pacientes que experimentaban una reacción  terapéutica negativa, en los cuales el yo ejerce una acción tendiente a mantener la ‘parálisis’ de estos objetos en el intento de mantener una aparente integración que, al cesar, pone de relieve el conglomerado constituido por núcleos psicóticos.

A raíz de que el objeto aletargado solía adoptar representaciones de contenidos relativos a la procreación, formuló una hipótesis histórico-genética, como un resultado de contenidos ‘prenatales’, no natos, con capacidad de activarse negativamente. Entonces, el objeto aletargado sería el resultado de las vicisitudes de contenidos prenatales que han permanecido ajenos al juego de identificaciones, sin posibilidad de asimilarse al yo postnatal.

Las vicisitudes de la concepción, el embarazo, el parto y aún la relación entre la madre y el hijo, expresan dramáticamente las que refieren al yo prenatal y postnatal. Así, si el embarazo transcurre normalmente, la madre proyecta en el feto los contenidos prenatales disociados y aletargados, teniendo lugar durante el embarazo, un proceso de duelo que puede conducir a la integración de esos contenidos prenatales en el yo postnatal.

Cesio analiza el letargo en la transferencia-contratransferencia, donde se manifiesta como letargo propiamente dicho o alguno de sus derivados menores, tales como pesadez, aburrimiento, distracción, cansancio. Al destacar el letargo como un ‘material’ constante, adquiere valor instrumental para el análisis de contenidos básicos inconscientes. A partir de esas investigaciones encontramos interesantes aportes en relación a letargo y reacción terapéutica negativa, y también letargo y melancolía.

Por otra parte el carácter de actuación que posee el letargo lo lleva a investigar el tema de la interpretación del material que denominamos ‘lenguaje no verbal’, diferentes expresiones de este lenguaje constituyen la comunicación inconsciente que sólo se infiere a partir de su resultado. La percepción de esta comunicación no verbal surge a través de manifestaciones tales como irritación, excitación, distracción, aburrimiento o letargo, le permiten al analista integrar en la conciencia, mediante la interpretación y la construcción, estos contenidos fundamentales.

Esto implica, que los niveles inconscientes en los que ocurre el fenómeno transferencial-contratransferencial incluyen, para Cesio, la hipótesis de las identificaciones directas que ocurren en los límites del yo y el ello, niveles que podemos denominar ‘biológicos’, aspecto importantísimo para la praxis clínica.

Las dos corrientes comunicacionales: directa, no verbal, y la verbal, llevan al otro  tema que absorbió su interés y motivó también investigación, estudio y producción escrita, fue el de la palabra en psicoanálisis. Durante años investigó acerca de la palabra y sus vicisitudes, diversos usos del lenguaje coloquial que implican la negación, los pronombres posesivos, el ‘usted’-que trae con la conjugación verbal correspondiente, a la tercera persona-, manifestaciones que en el discurso del analizante adquieren otra significación. Entusiastamente acompañado por un grupo destacado de colegas, dio por resultado, además, un libro titulado “Freud y la palabra”.

La implicancia de la transferencia y contratransferencia en la sesión y en la cura produjo gran cantidad de trabajos y comunicaciones, además de ricos intercambios en la discusión directa con H. Racker. Los pilares básicos del psicoanálisis fueron y son permanentemente revisitados por este autor. “Tragedia y muerte de Edipo. Pulsión de muerte, letargo y reacción terapéutica negativa”, es un título que compendia puntos fundamentales de la teoría psicoanalítica que él desarrolla.

Acuñó la denominación de “tragedia edípica” refiriéndose al primer período del Edipo descripto por Freud en el capítulo 3 de El yo y el ello, que tal vez se corresponda con el Edipo temprano de M. Klein, con la característica trágica que remite al parricidio e incesto, y la consiguiente castración; proceso que, personalmente, me gusta pensar como una ‘unidad sellada’ a partir de la cual se instala el Complejo de Edipo propiamente dicho con la ambivalencia, el amor tierno y la amenaza de castración.

Muchos de sus trabajos fueron publicados en la Revista de Psicoanálisis de APA, o presentados en Congresos, conferencias, y desde hace 15 años en la publicación psicoanalítica La Peste de Tebas, además de varios libros acerca de la Historia del movimiento psicoanalítico latinoamericano, Historia del movimiento psicoanalítico en la República Argentina, y La Gesta Psicoanalítica en América Latina, donde hace un recorrido de la historia del movimiento psicoanalítico latinoamericano integrado en la IPA, luego de años de minuciosa investigación. Son aportes al patrimonio histórico del psicoanálisis que rescatan el esforzado accionar de los pioneros, con algunos de los cuales interactuó estrechamente durante muchos años.

Otro tema que absorbió fuertemente su interés investigando y conceptualizando una manifestación trágica, observable tanto en analizados como en analistas, es el tema del “letargo”, que llegó a denominar “enfermedad profesional del analista”.

Lo definió en 1958 en un trabajo titulado “El letargo, una contribución al estudio de la reacción terapéutica negativa” manteniendo ininterrumpidamente la investigación,  que dio lugar a posteriores y ricos desarrollos.

Este estado de muerte aparente -letargo-, que sobreviene como manifestación actual de lo trágico inconsciente, irrumpe en uno u otro integrante de la dupla analítica como presentación de lo que Cesio denomina “el muerto”, que remite a una estructura inconsciente que contiene la tragedia edípica sepultada, que encuentra representación en imágenes de muerte, el cadáver y lo que lo rodea, o en enfermedades a manifestación somática.

El interés por la comprensión psicoanalítica  de la enfermedad somática -corporal-, la investigación de la fantasía inconsciente así representada, comenzó en gran parte por transferencias con sus maestros: A. Garma, A. Rascovsky, E. Pichón Riviere y Marie Langer, pioneros de la Asociación Psicoanalítica Argentina (1942) a los que pronto se agregó H. Racker y, en 1966 los colegas del CIMP.

En este punto cabe remontarse a una actividad de investigación e institucional como fue la creación del Centro de Investigaciones en Medicina Psicosomática (CIMP) en 1966, junto a destacados colegas como L. Chiozza, J. Granel, S. Aizemberg, G. Sabsay, y A. Chab Tarab, entre otros, del que fue Director durante diez años. Esta institución tuvo un vigoroso desarrollo y produjo numerosos trabajos además de una publicación -Eidón- a partir de 1974, donde  se puede leer, en el primer número, un trabajo de su autoría titulado ‘La segunda hipótesis fundamental del psicoanálisis’, al que siguieron numerosas comunicaciones acerca del tema, recopiladas y publicadas en su libro Actualneurosis (2010) que consigna esos desarrollos, donde encontramos también un trabajo acerca de ‘Psicoanálisis de las manifestaciones somáticas. La segunda hipótesis fundamental del psicoanálisis’. Una muestra de coherencia conceptual y de intereses en la investigación psicoanalítica, y en la que continúa trabajando aun ahora.

En cuanto a lo institucional, desde el comienzo trabajó estrechamente con los pioneros, en intensos intercambios intelectuales y sociales, alternando los roles de estudiante, colega y amigo, con fuerte compromiso con la Asociación Psicoanalítica Argentina. Dicta seminarios desde sus comienzos, como manera directa de transmitir el psicoanálisis a las nuevas generaciones que, aún hoy, siguen sus enseñanzas con entusiasmo.

Fue Director del Instituto Ángel Garma y Director Científico, participando activamente en la reforma de 1974 cuyo proyecto pertenece a M. y W. Baranger y J. Mom, votado en Asamblea, que antecedió al desprendimiento de un grupo de colegas que fundaron APdeBA -Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires-. El proyecto establece la libertad curricular y de cátedra para la formación de psicoanalistas.

En 1992 fue elegido Presidente de la Asociación Psicoanalítica Argentina, llevando a cabo una gestión renovadora para la Institución, y estableció como actividad científica una vuelta al estudio de los pilares del psicoanálisis establecidos por S. Freud, que fue continuado por las sucesivas administraciones.

Fue elegido para presidir durante tres años las reuniones de la Casa de Delegados en la IPA, compartiendo interesantes discusiones en diversos países, con colegas de todas las áreas que internacionalmente componen a la IPA.

Contribuyó, invitado por Ethel Spector Person, con un capítulo acerca del amor de transferencia en el libro: On Freud’s “Observations on Transference-Love”, de IPA. Allí publicó: The Oedipal Tragedy in the Psychoanalytic Process: Transference Love.  Donde despliega el tema de la tragedia edípica, con las vicisitudes incestuosas trágicas del Edipo, como destaca Person “The great strength of Cesio’s paper is in his rendition of “a play of transferences” that may set the stage for an “incestuous enactment in which the oedipal drama, with the violence which characterizes incest, becomes established in the analytic situation.”

También participó en el libro ‘Al final del camino’, invitado por M. Lemlij, con el capítulo ‘Acerca de la muerte y más allá Los fundamentos: lo sepultado, el muerto, el cadáver. Mortis et vitae locus’, Fondo Ed. Sidea, Lima 1996, p.176.

En ‘Language, Symbolization, and Psychosis’, editado por G. Ambrosio, S. Argentieri y J. Canestri, en homenaje a J. Amati Mehler. Ed Karnac, London 2007, aportó el cap.2 con: ‘Deciphering the secrets of oblivion’.

Es un autor que muestra por una parte un variado interés por una multiplicidad de temas como La música, El espiritismo, El hábito de fumar, El individuo y la sociedad, Los que no se curan, El cadáver, objeto aletargado en lo inconsciente; conferencias sobre H. Racker, sobre la obra de W Reich, y por otra parte investiga y profundiza día a día en el tema de lo somático, la enfermedad somática que se infiere como perteneciendo a la categoría de lo genuinamente psíquico, lo inconsciente, como insiste Freud en la segunda hipótesis fundamental del psicoanálisis, hasta en sus últimos aportes. Esto da lugar a la definición de una ‘transferencia actual’, en la persona del analista, que posibilita el análisis de estas afecciones ‘actuales’.

La inquieta y fecunda vida profesional de Fidias Cesio está regida por la curiosidad que promueve la investigación desde los comienzos de su carrera como médico en el instituto de fisiología de B. Houssay, que prosigue ininterrumpidamente en la profundización del psicoanálisis en sus aspectos teóricos y la consecuencia, en la clínica, de sus conceptualizaciones.

La generosa producción escrita muestra su afán por transmitir el resultado de sus estudios a todos los colegas que comparten el interés por el psicoanálisis.

Consecuentemente, sostiene una continuada comunicación en seminarios de grado y postgrado, y en grupos de estudio que perduran a lo largo de muchos años. Hoy, a los casi 90 años, continúa con el tesón, el entusiasmo y la energía de toda la vida analizando, supervisando, dictando seminarios y escribiendo.

Tratándose de un autor polifacético, que en su inquieta creatividad ha abordado una diversidad de temas psicoanalíticos, es difícil centrarse en una crítica a sus propuestas teóricas y sus consecuencias técnicas. Además, frecuentemente reformula algunas ideas agregando interesantes precisiones.

Su pensamiento se ha nutrido siempre y fundamentalmente en la obra freudiana, en relecturas y discusiones siempre enriquecedoras, abrevando en segundo lugar en los aportes de M. Klein y otros autores postfreudianos incluyendo J. Lacan.

Mantuvo interesantes intercambios epistolares largo tiempo con H. Kohut (1913-1981), dirimiendo  diferentes posiciones conceptuales acerca de la transferencia, aunque cada uno continuó convencido de su posición teórica al respecto.

También con Ethel Spector Person y con Leo Rangell hubo interesantes debates acerca del Complejo de Edipo, su vigencia y presencia en el trabajo psicoanalítico de nuestros días, y Person hizo un vívido aporte relatando una experiencia con un paciente, quién con su actitud le confirmó la transferencia edípica en su persona, al mismo tiempo que ella estaba discutiendo la ponencia de Cesio. Por su parte Leo Rangell acordaba plenamente con la importancia y vigencia de este concepto psicoanalítico fundamental.

En el orden local, el Dr. Julio Granel aportó su opinión acerca de la contribución al pensamiento psicoanalítico efectuada por F. Cesio mediante la investigación de temas fundamentales de la teoría, descubriendo contenidos, procesos, mecanismos, y abriendo un camino en apasionantes y aun oscuras zonas del psicoanálisis. Luego de los primeros trabajos sobre histeroepilepsia, depresión hipocondríaca, la teoría espiritista compartida con Racker, que revelan la pasión por ahondar en lo oscuro y misterioso del ser humano, se ocupó del fenómeno de la Reacción Terapéutica Negativa, relacionándola con la pérdida de objeto y el letargo como reacción del yo. El letargo, como resultado de la identificación con un aspecto del yo ideal que se presenta como ‘cadáver’. Este yo perdido, aletargado, corresponde al yo fetal, íntimamente relacionado con el yo corporal. Comprender que lo que hay más allá del ideal del yo, produciendo graves resistencias, son los núcleos aletargados disociados del yo, permite interpretar procesando la RTN que amenaza. Asimismo, el estudio de la transferencia-contratransferencia nos acerca a la ansiada integración psicosomática, y cita a Cesio: “Cada vicisitud transferencial-contratransferencial implica una modificación vivencial psicosomática. El hacer consciente lo inconsciente implica cambiar una situación psicosomática por otra, ya que las vivencias son siempre y esencialmente corporales.” Esto mismo, que permite adentrarse en el tratamiento de la enfermedad, genera temor ya que implica una participación somática en el analizado y el analista en el drama que se construye entre ambos. La experiencia entre paciente y analista es siempre un encuentro psicosomático. El estudio, junto a un grupo de distinguidos colegas, del Lupus Eritematoso llevó a descubrir una micro enfermedad elaborativa en el terapeuta -equivalente a la neurosis de transferencia-, otra fuente de resistencia para la elaboración de lo somático. Lo conocido como fenómeno biológico es observado como manifestación de lo psíquico inconsciente en la sesión psicoanalítica.

También se ocupa Cesio de la integración psicosomática en el transcurso de la gestación, el período embrionario-fetal durante el cual quedan detenidas ciertas estructuras o restos embrionarios capaces de invadir al organismo adulto, a la par que contenidos prenatales que, bajo la forma de objetos aletargados, amenazan al yo; lo no- nato puede irrumpir en el yo adulto de manera negativa y ‘cancerosa’.

El Lic. Carlos Isod, sostiene que Cesio es un investigador que ha aportado importantes desarrollos conceptuales al psicoanálisis. Sus investigaciones sobre transferencia-contratransferencia han influido en el pensamiento de varias generaciones de analistas; sus investigaciones sobre el letargo y el concomitante somático, que desemboca en sus conceptos sobre neurosis actual, retoman aspectos casi olvidados del pensamiento freudiano. Además, sus estudios acerca de la palabra en psicoanálisis, la tragedia edípica, sepultamiento y RTN, por mencionar algunos títulos, son temas fundamentales, los del fundamento psicoanalítico.

La Lic. Liliana Denicola expresa que “Aludir a Cesio es referirse a un entusiasta científico del Psicoanálisis. Su actitud, su posición frente al objeto de estudio remite a un perfil científico…” Destaca en Cesio un analista con profunda convicción en el psicoanálisis, que no tiene dudas que en nuestras manos se encuentra una piedra preciosa a mantener en su valor sin declinaciones, definiendo su identidad y lo específico de su teoría y su técnica. En sus palabras, “Los fundamentos del Psicoanálisis -la plena consideración de la sexualidad, del complejo de Edipo, de la represión, de lo inconsciente, de la transferencia- le dan identidad, y quedan definidos en todas sus dimensiones a partir de la experiencia que tiene lugar en la sesión.” Cesio ha avanzado, en el pensamiento analítico, en uno de los capítulos más difíciles, como es la reflexión en la persona del analista, su responsabilidad, sus resistencias y dificultades, aunque esto hiera el núcleo de su narcisismo.

El Dr. A. Loschi lo define como un pensador, un investigador, un explorador del territorio antes que un estudioso de los mapas. No hace culto de las personas, los autores, sino que cultiva la “cosa”, el problema, que no es lo que se ve sino lo oculto, al estilo freudiano, ya que está consustanciado con su pensamiento. Como explorador del territorio va más allá de los mapas, trazando nuevas coordenadas, otras dimensiones del campo psicoanalítico.

El letargo, manifestación del borde analítico, del límite donde se pierde la conciencia, trae al ‘muerto’ tanto en el paciente como en el analista; señala el concepto de muerte, pero una muerte que no se opone a la vida sino que forma parte de ella y la alimenta, hecho de profunda implicancia clínica y técnica ya que posibilita una relación íntima con la enfermedad y una apertura a la vida. Según Cesio, la palabra muerte habla de lo que hay cuando no hay vida, cuando hay nada. Es la presencia de lo que no es y esa presencia es el núcleo de lo inconsciente sepultado. Coincide con Freud en que en lo inconsciente no existen el no ni la muerte porque el núcleo del mismo es la versión positiva de lo que la conciencia presenta como ‘no’ y ‘muerte’. Palabras que actúan como contracatexis. Así como ‘no’ es el sucedáneo intelectual de la represión, ‘muerte’ es el sucedáneo intelectual del sepultamiento, que es su versión positiva.

La concepción de Cesio de yo ideal, narcisismo originario, yoes anteriores, complejo primordial con su cualidad incestuosa, trazan las coordenadas de esa versión en positivo. Muerte fundante del psiquismo.

El próximo límite fue la RTN, resistencia de la enfermedad cuando se pretende rechazarla, curarla, en lugar de brindar la escucha debida a sus voces, las que hablan en el cuerpo, como la tragedia edípica, que posibilita dar cualidad psíquica a lo somático que al fin, es genuinamente psíquico.

Las ideas que introduce Cesio en la trama freudiana -dice el Lic. Mario Cóccaro- nos da argumentos que nos ubican en el terreno del psicoanálisis para el trabajo clínico y la elaboración teórica, sin necesidad de recurrir a explicaciones extrapsicoanalíticas y racionalizaciones varias, siempre resistenciales.

He querido traer las voces de algunos de sus seguidores y colaboradores, dejando de citar a muchos otros igualmente valiosos para evitar la reiteración de conceptos acerca del maestro y sus ideas. La palabra, la neurosis actual, el letargo, la RTN, la atención flotante, el muerto, la transferencia actual (en la persona del analista), el padecer actual, lo somático, el cadáver, son las formas que adquieren en cada uno esos sonidos que, por boca de Cesio, encuentran en las propias representaciones inconscientes y en el drama trágico de la historia personal, otras representaciones que, al elaborarlas, dan continuidad a la práctica clínica, a la teoría, a la transmisión del psicoanálisis.

Sostenedor de los pilares básicos del psicoanálisis, su solidez conceptual le permite pensar de manera innovadora y audaz, retomando conceptos trabajados en 1974 como “La segunda hipótesis fundamental del psicoanálisis”, para formular complejas y novedosas propuestas teóricas acerca de Narcisismo y Cáncer, donde eso inconsciente hace su epifanía mediante la vertiente somática en el sujeto.

En ocasión de la revisión de este aporte unos años después, cumplo con el penoso deber de informar que  el Dr. Fidias R. Cesio, falleció en plena actividad productiva, el 10 de octubre de 2012 en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Cesio, Fidias R.: El Lenguaje no verbal, su interpretación. Rev. de Psicoanálisis, 1957,14.

 

Cesio, Fidias R.: Un caso de reacción terapéutica negativa. Rev. de Psicoanálisis (APA), 1956, XIII, 522.

 

Cesio, Fidias R.: El letargo. Una contribución a la reacción terapéutica negativa. Revista de psicoanálisis. (APA) 1958, XV.

 

Cesio, Fidias R.: Contribución  a la reacción terapéutica negativa. II. Revista de Psicoanálisis. (APA) 1960, XVII,289.

 

Cesio, Fidias R.: El letargo. Una reacción a la pérdida de objeto. Contribución a la reacción terapéutica negativa. Revista de Psicoanálisis.  Revista de Psicoanálisis. (APA)1964, XXI.

 

Cesio, Fidias R.: Procreación y Letargo. Revista de Psicoanálisis. (APA)1965, XXIV.

 

Cesio, Fidias R.: La interpretación en el aquí y ahora. Revista de Psicoanálisis (APA) 1965, XXIII.

 

Cesio, Fidias R. y col.: Lupus eritematoso sistémico. Ed. CIMP-Kargieman, Buenos Aires, 1970,465.

 

Cesio, Fidias R.: Contratransferencia, interpretación transferencial y contratransferencial. Revista de Psicoanálisis. (APA) 1970, XXVII.

 

Cesio, Fidias R.: La regla de abstinencia. El significado de sus elementos formales. Actas del II Simposio del CIMP, Buenos Aires, 1970. II.

 

Cesio, Fidias R.: Los fundamentos de la contratransferencia. El yo ideal y las transferencias directas. Revista de Psicoanálisis. (APA) 1973. XXX.

 

Cesio, Fidias R.: Psicoanálisis de las manifestaciones somáticas. La segunda hipótesis fundamental del psicoanálisis. Revista de Psicoanálisis. (APA) 1975, 207-219.

 

Cesio, Fidias R.: Palabra y transferencia. Análisis de un fragmento de sesión. Revista de psicoanálisis. (APA)1980. XXXVII.

 

Cesio, Fidias R.: Análisis metapsicológico de a contratransferencia. 1982, XIV Congreso Psicoanalítico Latinoamericano.

 

Cesio, Fidias R.: Contratransferencia. Su vigencia actual. Revista de Psicoanálisis. (APA) 1982, XXXIX.

 

Cesio, Fidias R.: Heinrich Racker. (1985) Revista de Psicoanálisis, (APA) XLII.

 

Cesio, Fidias R.: Tragedia y muerte de Edipo. Pulsión de muerte, letargo y reacción terapéutica negativa. (1986) Revista de Psicoanálisis. (APA) XLIII.

 

Cesio, Fidias R.: Tragedia edípica. Sepultamiento. Acto. Transferencia y repetición. (1987). Revista de Psicoanálisis. (APA) XLIV.

 

Cesio, Fidias R.: Las intervenciones del analista. Interpretación y construcción. Revista de Psicoanálisis. (APA)1988, XLV.

 

Cesio, Fidias R.: El letargo. La enfermedad profesional del psicoanalista. XXIX Simposio de APA.

 

Cesio, Fidias R.: La tragedia edípica en el proceso psicoanalítico. El amor de transferencia. Publicado “On Freud’s Observations on Transference-Love” (IPA) (Traducido al castellano por IPA)

 

Cesio, Fidias R.: Psicoanálisis de la ‘vivencia’ en la sesión. Abstinencia y actualneurosis. (Presentado en APA en 1994)

 

Cesio, Fidias R.: Realidad psíquica: su impacto actual sobre el analista y el paciente. Realidad psíquica y sueños. 39 Congreso de API.

 

Cesio, Fidias R.: Acerca de la muerte y más allá. Publicado en “Al final del camino”.Editado por Sidea, Lima 1996.

 

Cesio, Fidias R.: Acerca de la pesadilla. La peste de Tebas. (APA)  1997 Nº 3.

 

Cesio, Fidias R.: Vivencia, palabra y construcción. La peste de Tebas. 1997. Nº5.

 

Cesio, Fidias R.: Las enfermedades actuales, patologías y neurosis. La peste de Tebas 1998. Nº7.

 

Cesio, Fidias R.: Hipocondría, Una viñeta clínica. La Peste de Tebas. 1998. Nº9.

 

Cesio, Fidias R.: La contratransferencia. La transferencia en la persona del analista. el autoanálisis. Actas del III Congreso Argentino de Psicoanálisis. Córdoba. 1998.

 

Cesio, Fidias R.: Celos, olvido, homosexualidad y desmemoria. La Peste de Tebas.1999. Nº 11.

 

Cesio, Fidias R. La tragedia edípica en el proceso psicoanalítico: el amor de transferencia. En torno a “Observaciones sobre el amor de transferencia” de Freud / Person, Ethel Spector. Madrid: Biblioteca Nueva, 1999. ISBN: 84-7030-631-6. — p. 149-166.

 

Cesio, Fidias R. La sesión, el sueño y la pesadilla.  Actualidad Psicológica. Vol. 24, 269 (1999).

 

Cesio, Fidias R. Celos; Olvido, homosexualidad, desmemoria La Peste de Tebas. Año 3, no. 11 (1999).

 

Cesio, Fidias R.: “Acción”, “Actuación” y “Violencia”. La Peste de Tebas. Año 3, no. 13 (1999).

 

Cesio, Fidias R.: El “yo”.  La Peste de Tebas. Año 5, no. 18 (2000)

 

Cesio, Fidias R.: Heinrich Racker Revista de Psicoanálisis. Vol. 58, no. 3 (julio-septiembre 2001).

 

Cesio, Fidias R.: Discusión del trabajo de Garma: “En los dominios del instinto de muerte”, treinta años después. Revista de Psicoanálisis. Vol. 58, no. 1

Cesio, Fidias R.: Acerca del “objeto”. La Peste de Tebas. Año 6, no. 21 (septiembre 2001).

 

Cesio, Fidias R.: Aburrimiento: su discriminación del letargo. La Peste de Tebas. Año 6, no. 20 (junio 2001).

 

Cesio, Fidias R. Las neurosis actuales: letargo y angustia. La Peste de Tebas. Año 6, no. 23 (marzo 2002). — Buenos Aires: La Peste, 2002. — p. 24-29.

 

Cesio, Fidias R.: Complejo de castración y tragedia edípica. La Peste de Tebas. Año 7, no. 25 (2002).

 

Cesio, Fidias R.: Sentimiento de culpa, culpa inconsciente: melancolía y depresión.  La Peste de Tebas. Año 7, no. 26.

 

Cesio, Fidias R.: La transferencia en el sueño y en el tratamiento psicoanalítico (1966. La Peste de Tebas. Año 7, no. 27 (junio 2003). Buenos Aires: La Peste, 2003. p. 9-12. Revista de Psicoanálisis, Asociación Psicoanalítica Argentina, v. 24, 1967.

 

Cesio, Fidias R. Acerca de la formación psicoanalítica. Asociación Psicoanalítica Argentina, 2003. — p. 21-22.

 

Cesio, Fidias R.: Abstinencia, neurosis actual y vivencia: una introducción al análisis de las manifestaciones somáticas. Revista de Psicoanálisis. — Vol. 60, no. 4 (octubre-diciembre 2003). — Buenos Aires: Asociación Psicoanalítica Argentina, 2003.  p. 993-1007.

 

Cesio, Fidias R.: Introducción al trabajo de María Glas de Langer: “El analizando del año 2000”. Revista de Psicoanálisis. Vol. 61, no. 1 (enero/marzo 2004). Buenos Aires: Asociación Psicoanalítica Argentina, 2004. p. 189-190.

 

Cesio, Fidias R.: Encuadre de la sesión psicoanalítica: Asociación libre y abstinencia. La Peste de Tebas. Año 9, no. 31 (diciembre 2004). Buenos Aires: La Peste, 2004. p. 17-20.

 

Cesio, Fidias R.: El autoanálisis. Revista de Psicoanálisis. Vol. 61, 2004, no. 1 p. 75-9.

 

Cesio, Fidias R.: Crueldad. La Peste de Tebas. Año 8, no. 29 (marzo 2004)

 

Cesio, Fidias R.: Realidad material y realidad psíquica: realización de la fantasía. La Peste de Tebas. Año 10, no. 34 (diciembre 2005). p. 26-30.

 

Cesio, Fidias R.: Necesidad, deseo y cumplimiento-realización. La Peste de Tebas. Año 9, no. 32 (2005). — Buenos Aires: La Peste, 2005. p. 9-14.

 

Cesio, Fidias R.: El muerto : Yo ideal y letargo. La Peste de Tebas. — Año 3, no. 33 (agosto 2005). — Buenos Aires : La Peste, 2005. — p. 3-9.

 

Cesio, Fidias R. Construcción-interpretación en un episodio de letargo en la contratransferencia. Symposium de la Asociación Psicoanalítica Argentina, 33; Congreso Interno, 43. — Buenos Aires : Asociación Psicoanalítica Argentina, 2005. — p. 241-245.

 

Cesio, Fidias R.: Obstáculos en la clínica : la aplicación de la abstinencia en la sesión analítica. Symposium de la Asociación Psicoanalítica Argentina, 44; Congreso Interno, 34. — Buenos Aires: Asociación Psicoanalítica Argentina, 2006. — p. 64-68.

 

Cesio, Fidias R. Memorias y olvido : El texto, lo actual, lo psíquico y el acto en las memorias. La Peste de Tebas. Año 10, no. 35 (marzo 2006).

 

Cesio, Fidias R. Freud: el descubrimiento del psicoanálisis. La peste de Tebas. Año 11, no. 36 (2006). Buenos Aires: La Peste, 2006. — p. 17-19.

 

Cesio, Fidias R.: Pulsión de muerte. La Peste de Tebas. — Año 11, no. 37 (2007). — Buenos Aires : La Peste, 2007. — p. 4-9.

 

Cesio, Fidias R. Locura y psicosis. La Peste de Tebas. — Año 11, no. 39 (diciembre 2007). — Buenos Aires: La Peste, 2007. p. 33-36.

 

Cesio, Fidias R.: El demonio, “vestidura” del “muerto” en la transferencia. Symposium de la Asociación Psicoanalítica Argentina, 45; Congreso Interno, 35. — Buenos Aires : Asociación Psicoanalítica Argentina, 2007. — p. 67-70.

 

Cesio, Fidias R. El demonio. La Peste de Tebas. Año 11, no. 38 (julio 2007). Buenos Aires: La Peste, 2007. — p. 27-32.

Cesio, Fidias R.: La participación del animismo en la clínica psicoanalítica. La Peste de Tebas. Año 12, no. 41 (agosto 2008). Buenos Aires: La Peste, 2008. p. 23-27.

 

Cesio, Fidias R. La metáfora y el “material verbal” en la sesión psicoanalítica. La Peste de Tebas. Año 13, no. 42 (diciembre 2008). Buenos Aires : La Peste, 2008. p. 14-16.

 

Cesio, Fidias R.: El animismo en la concepción psicoanalítica. La Peste de Tebas. Año 11, no. 40 (abril 2008). Buenos Aires : La Peste, 2008. p. 31-36.

 

Cesio, Fidias R.: El animismo en psicoanálisis. Buenos Aires: Asociación Psicoanalítica Argentina, 2008. — p. 25-27